Para que una sesión de fotos con niños sea una experiencia positiva y que toda la familia tenga un recuerdo bonito cuando vea las imágenes con el paso del tiempo hay algunos factores que se pueden tener en cuenta antes y durante la sesión. A continuación te detallo algunos:

  • Si son niños pequeños es importante que descansen y que coman antes de ir al lugar donde se realizará la sesión.
  • Si son más mayores y saben que se van a hacer una sesión de fotos en familia sería bonito que ese día lo recordasen como un día diferente. Quizá no yendo a clase por la tarde para prepararos juntos o pasando un rato en la peluquería con mamá o hablando de una cena especial que vais a hacer después de la sesión… y eso si, nunca con amenazas del tipo: “Si te portas bien iremos o haremos tal cosa” Los fotógrafos ya damos por hecho que van a estar nerviosos, tímidos o eufóricos o todo a la vez!
  • Intentar realizar las fotografías al aire libre. Poner a los niños delante de una cámara en un estudio con cuatro paredes no va a ayudar a que ese momento sea relajado y, mucho menos, natural. Los niños tienen que pasarlo bien, reír y disfrutar, no son modelos profesionales y no tienen que posar como si de instagramers se tratase . Hay que dejarlos que sean ellos mismos y que el fotógrafo haga su trabajo (es un marronaco que nos encanta!)

Si te ha gustado lo que has visto o lo que has leído y quieres pasar un día especial con tu familia y realizar una sesión de fotos diferente, contacta conmigo y te informaré de todo.